Andrés Aizicovich: Contacto

Andrés Aizicovich (Buenos Aires, 1985) es un artista inventor. Romántico, evoca la figura del idealista que crea tecnologías que modifican las condiciones materiales y poéticas del mundo. Con el ingenio y el espíritu visionario propio de las utopías, sus objetos e instalaciones buscan reinventar las dinámicas comunicacionales y proponer nuevos caminos para el encuentro.

La instalación aquí presentada, producida especialmente para esta exposición, propone un objetivo singular: establecer contacto con vida extraterrestre, con antepasados e incluso con dimensiones desconocidas de nuestra conciencia, en las cuales podamos encontrar nuevas claves de armonía para vivir juntos. Semejante a la fusión entre un órgano de vidrio y una antena satelital, se ejecuta al acariciar teclas de cristal con los dedos. Este principio se inspira en el Cristal Baschet, instrumento de enorme peculiaridad creado en 1952 por François y Bernard Baschet, desarrollado como una herramienta pedagógica para desarticular el monopolio del oído en la enseñanza académica musical. A partir del tacto, la obra de Aizicovich inicia el ritual de comunicación: como en la era digital, en las prácticas de espiritismo y en la música, el acto de tocar una superficie es el gesto por excelencia de conexión.

El artista sospecha de la hiperconectividad exacerbada que impone la vida contemporánea, asume la preocupación por el deterioro de los vínculos sociales y propone una tecnología que resensibiliza la percepción y favorece el encuentro colaborativo entre los visitantes. Esta obra puede ser, al mismo tiempo, un canal de meditación, un instrumento, un juego y también un canal de conexión con el espacio y con otras dimensiones. Aizicovich imagina mensajes y pensamientos sonoros que viajan por el cosmos a la espera de una escucha, un contacto, una respuesta, un eslabón por construir en nuestra cadena de comunicación. Así, convierte a la sala del museo en una gran antena: una base emisora y receptora que atraviesa el ruido blanco y la indiferencia que limita la relación diaria con los otros, para movilizar nuevas expresiones y encuentros.

Andrés Aizicovich (Buenos Aires, 1985) cursó la Licenciatura en Artes Visuales del I.U.N.A. (Instituto Universitario del Arte) con orientación pintura y el Programa de artistas de la Universidad Torcuato Di Tella en 2012. Desde 2013 es editor del periódico de arte y crítica mensual El Flasherito junto a Leopoldo Estol y Liv Schulman. Realizó muestra individuales y colectivas en galerías y museos, entre ellos el Centro Cultural Recoleta, Ruth Benzacar, Galería Nora Fisch, Palais de Tokyo (París, Francia), Galería Inmigrante, Galerie Papillon (París, Francia) Jardín Oculto, Galería Vasari, Fundación OSDE, Fundación Klemm, SESC Sorocaba, (San Pablo, Brasil), Museo de Arte Moderno de Cuenca (Ecuador), La Zona/The Drawing Center (New York, EE.UU), Museo MUNTREF Hotel de los Inmigrantes. En 2017 obtuvo el premio Braque por el que realiza una residencia de seis meses en la Cité Internationale des arts en París.