La donación León Ferrari.

La donación incluye una importante selección de dibujos a lápiz y acrílico, así como tintas, pasteles, acuarelas, collages y reproducciones intervenidas. En total, conforman un significativo conjunto que representa la producción de León a través de sus diversos intereses y su constante exploración del dibujo al cual volvía una y otra vez para crear obras de gran sensibilidad e impacto que, a lo largo de su prolífica y larga vida, respondieron a la realidad sociopolítica y artístico-cultural que lo rodeaba.

En la muestra, la donación entró en diálogo con obras del artista pertenecientes al patrimonio del Museo, con un importante conjunto de pinturas y esculturas que la familia Ferrari entregó al Museo en comodato por cinco años y con una precisa selección de otras obras sobre papel que también prestaron para esta ocasión.

Entre las obras más tempranas de Ferrari que integran esta donación, se destacan las que exploran las posibilidades del dibujo como escritura. Las tintas sobre papel de estos años ya evidencian su crítica a los sistemas de poder político y religioso que caracterizará su praxis hasta el final de su vida. La donación incluye, asimismo, varios dibujos fechados entre 1976 y 1979, período en el cual Ferrari retoma el dibujo después de varios años en los que el clima político nacional e internacional lo había llevado a producir, principalmente, un arte de denuncia más explícita que encontró forma en collages, objetos y textos.

Asimismo, la donación incluye ocho collages producidos entre 1986 y 1987 de la serie “Relectura de la Biblia” y once trabajos realizados a partir de recortes periodísticos. La construcción de estas obras sigue valiéndose de estrategias de montaje que consisten en yuxtaponer lenguajes −como el visual y el textual−, discursos −como el de las Sagradas Escrituras con el de la política contemporánea− e imágenes representativas de distintas culturas, como la occidental y la oriental.