Hernán Soriano: una valijita de sellos

Hernán Soriano es un artista argentino. Es padre de dos nenas y le encanta inventar juegos y juguetes para divertirse con ellas. El año pasado presentó el trabajo La máquina de patrones en la exposición El pequeño coleccionista. Se trata de una valija de sellos confeccionados a partir de objetos cotidianos del artista: una pieza de Lego, un rodillo, una pelota de golf…

Inspirados en su obra, pensamos en un juego que es fácil de hacer en casa. Un pasatiempo maravilloso para los niños en cuarentena: hacer sellos caseros… ¿De cuántas formas es posible hacerlos? A continuación les presentamos algunas ideas.

Valija
Sellos de fideos

Para jugar a hacer sellos con fideos necesitamos una base que puede ser un pedazo de madera o cartón. Después es necesario elegir el tipo de fideo: espagueti, ruote, regatone, etc. El siguiente paso es pegarlos sobre la superficie que hayamos elegido con una goma de pegar blanca o una pistola encoladora y luego colocar tinta… ¡ya estamos listos para empezar a sellar! Es una forma genial de experimentar con diferentes tipos de colores y patrones.

Fideos 1   fideos 2  fideos 3   fideos 4

Sellos de papas

Los sellos de papa también son muy simples de hacer. Basta con cortar una papa al medio y esculpir el diseño que te guste. Los más pequeños van a necesitar que un adulto los ayude para manipular el cuchillo. Un consejo: dibujar con una birome antes de cortar o usar moldes de galletitas; en ese caso, clavar el moldecito en la papa e ir sacando los laterales con un cuchillo formando el dibujo. Quien lo prefiera puede reemplazar la tinta por un colorante natural, como el agua teñida por una remolacha al ser cocinada o café en polvo, canela o azafrán diluidos con un poquito de agua.

papa
Sellos de frutas y hojas

Los sellos de frutas y flores son muy divertidos. Solo hay que pasar la tinta por la superficie y empezar a sellar telas o papeles. Se pueden hacer estampados muy lindos.

frutas

Sellos de corchos de botellas

Pueden esculpirse con un cuchillo, estilete o simplemente usarlos como base para pegar los objetos que queremos. En ese caso, la pistola encoladora resulta muy útil y con imaginación es posible crear muchísimos sellos diferentes. Nosotros lo probamos con objetos que encontramos en casa, en la caja de herramientas (tornillos, tuercas, ganchos, tarugos, etc.) y en el costurero, como los botones que se muestran en la imagen.

corcho
Sellos de plástico de burbujas

Son excelentes cuando los pegamos a un rodillo, que puede ser el palo de amasar que usamos en la cocina o el rollo de cartón que está adentro del papel higiénico. Es una manera divertida de aprovecharlo.

burbujas

Sellos de goma y goma eva

Estos materiales son fáciles de encontrar en papelerías y negocios que venden material escolar. Son muy buenos porque duran bastante. También son fáciles de manipular, ya que pueden recortarse con tijera o estilete. La goma EVA es mejor para trabajar cuando se la pega a una base. Se pueden hacer trabajos muy lindos con formas muy sencillas.

Evaeva 2

Sellos de linóleo (linograbado)

Si ya probaste todos los sellos anteriores y querés convertirte en un verdadero profesional, podés comprar una placa de linóleo y un kit de gubias, que son herramientas con diferentes puntas que sirven para grabar. Este tipo de material se encuentra en mercado libre o en librerías artísticas. ¡Parece más difícil de lo que es! Las gubias tienen formatos distintos, pueden tener puntas en V, en U y planas para cortes rectos. Algunas cavan más profundo que otras y logran diferentes tipos de acabados. Lo mejor es descubrirlo probando. Cuantos más detalles hagas, más lindo queda. Para cambiar utilizá un rodillo de goma y tinta serigráfica.

linóleo

Hernán Soriano nació en la ciudad de Buenos Aires en 1978. Cursó estudios en la Licenciatura en Artes en la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, y en la escuela de Diseño y Comunicación. Asistió a talleres de clínica de obra en el Centro Cultural Ricardo Rojas en el año 2006, dictados por Diana Aisenberg y Rafael Cippolini. En 2010 fue becario del Centro de Investigaciones Artísticas (CIA). Desde el año 2004 forma parte del colectivo “Provisorio-Permanente”, junto con Victoriano Alonso, Eduardo T. Basualdo y Pedro Wainer.