Homenaje a Sergio De Loof

DOCUMENTAL
Sergio De Loof: ¿Sentiste hablar de mí?

"¿Sentiste hablar de mí?" recupera el proceso de producción de la exposición y del emotivo paso de Sergio y su obra, por el Museo.

Durante una semana completa repasamos la trayectoria de Sergio De Loof y celebramos su exposición en el Museo ¿Sentiste hablar de mí?

Recorrimos los clubes y bares ambientados y planeados por él y sus amigos, vimos sus desfiles, repasamos el proceso de producción de la muestra e invitamos a amigos y colegas a recordar las mejores anécdotas. También creamos tutoriales y contenido pedagógico para docentes para que nadie se quede sin conocer al gran artista.


¡Te invitamos a recorrer todas nuestras plataformas para encontrar todo el contenido!

El Dorado


El Dorado fue restaurante y boliche que abrieron en 1991 Sergio De Loof, Enrique Abud, Cristian
Peyón, Martín Gersbach y Alejandro Kuropatwa en la calle Hipólito Yrigoyen al 951. El lugar fue
característico por su fastuosa ambientación y decoración realizada íntegramente con materiales
reciclados y objetos de segunda mano. El Dorado abría a la hora de la cena, los asistentes podían
comer un plato sencillo como polenta o fideos y beber champagne hasta la medianoche, cuando
las mesas se levantaban para dar lugar a la pista de baile que musicalizaba DJ Alfonsín. También
se hacían desfiles y concursos como el “Concurso de la Tijera Dorada”, que puede verse este video.
El Dorado estuvo abierto muchos años durante la década del noventa, aunque De Loof abandonó
el proyecto al poco tiempo su inauguración. Por sus mesas y su pista pasaron muchísimos artistas
y figuras del espectáculo.

Este compilado está integrado por materiales de archivo que pertenecen a Fundación IDA,
Investigación en Diseño Argentino. Fondo De Loof Sergio

Los desfiles de Sergio De Loof

Entre 1989 y 2015 Sergio De Loof realizó más de cien desfiles en distintos espacios nocturnos,
instituciones artísticas e incluso, en las calles y en video. Contrariando la idea de colección
de moda, hecha para la venta, los diseños que De Loof presentaba en cada desfile se 
descartaban al final o se guardaban en bolsas de consorcio para ser reciclados en la próxima
ocasión. Tampoco había bocetos o figurines previos, sino que De Loof terminaba de decidir que
las combinaciones que llevaría cada modelo en el backstage, según la imagen que cada uno de
ellos le despertaba. De Loof entendía que la moda y el arte eran lo mismo y nunca se preocupó
por diferenciarlos. Aquí tres de sus desfiles

Acompañando esta sección, el departamento Educativo del Museo Moderno, desarrollo un tutorial con el que te vas a sentir fantástica/o.
¡Encontrá las indicaciones en la galería a continuación!


¿Querés ver más tutoriales y contenido para familias y docentes? ¡Entrá acá!